Hay vida más allá del 4-2-3-1

Y es que, algo había que cambiar. A pesar de las declaraciones que hacía Mendilíbar la semana pasada con respecto  al partido disputado  en el Sánchez Pizjuán : “yo seguiré con mis ideas aunque digáis que soy un cabezón”, estaba claro que con el clásico 4-2-3-1 de siempre, el equipo no carburaba.

Fue contra el Sevilla cuando el propio Mendilíbar desdijo sus palabras para salir al terreno de juego con una disposición de 4-4-2 con dos delanteros centros y tres mediocentros (Borja escorado en la derecha haciendo las funciones que habitualmente venía realizando el canario Nauzet). Y no le fue mal la jugada ya que, hasta la expulsión del mismo Borja, el Real Valladolid estaba realizando un excelente partido, incluso ganaba 1-0.

Con la expulsión todo cambio y hubo que retirar a un delantero, al angoleño Manucho, para reestructurar el centro del campo. Fue entonces cuando el Sevilla, más apretó al conjunto blanquivioleta hasta conseguir el empate por medio de un penalti de Marcos a Navas transformado por Luis Fabiano. Un empate que deja muy buenas sensaciones, gracias al nuevo sistema que hace ver la luz al final del túnel.

Anuncios

Una respuesta to “Hay vida más allá del 4-2-3-1”

  1. Anónimo Says:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: